A través de la historia, siempre ha existido la necesidad del hombre para almacenar sus productos en bodegas para que puedan ser conservados durante un tiempo prolongado. Dado que la siembra de diferentes granos y cereales ha sido de manera temporal, siempre ha sido necesario contar con algún tipo de almacenamiento para soportar inclemencias del tiempo, largos periodos de sequías, etc. La historia está marcada por vencedores que fueron grandes acopiadores, es decir, ganaron las tropas que pudieron aguantar más tiempo haciendo fuerte, alimentando a sus soldados y resguardando alimentos para seguir avanzando y conquistando territorios. Es una constante, donde los países más desarrollados se caracterizan por tener grandes capacidades de inventarios.

Con base en lo anteriormente mencionado, una bodega viene a resolver la necesidad para almacenar bienes y productos, necesarios para el desarrollo sostenido de una región, país o nación. Estos almacenamientos, en sus inicios, eran fabricados de madera y piedras para sostener paredes y techos, mismas construcciones que fueron evolucionando, pasando una etapa donde el concreto tuvo una gran influencia como un material constructivo novedoso por su resistencia, más no por sus características térmicas. Dentro de la misma evolución de los diseños, llegamos a las construcciones, combinando estructuras y concretos, logrando una gran variedad de usos debido a su flexibilidad.

Ahora en el siglo XXI contamos con mejores materiales, de mayor durabilidad, resistencia, capacidades térmicas, a precios competitivos, logrando una oportunidad de edificaciones innovadoras, ayudando económicamente tanto al cliente como al constructor.

Existen diferentes tipos de estas construcciones, de los cuales hablaremos de las bodegas industriales, ya que son las relacionadas a nuestro giro. Esta construcción es un edificio con el enfoque de solventar las demandas de almacenamiento para diferentes productos, como granos y semillas, que son utilizados para diferentes fines como consumo humano, consumo animal, elaboración de productos, entre otros. Principalmente encontramos estas edificaciones en diferentes industrias, aeropuertos y puertos marítimos.

bodegas

Para la construcción de bodegas, se pueden utilizar una infinidad de materiales, como el concreto, que deberá ser de buena calidad, armado con varillas de acero para realizar las cimentaciones. Dichas cimentaciones deberán estar diseñadas tomando en cuenta diversos datos del proyecto, como la altura total de la construcción, tipo de suelo o piso donde se desplantará, las condiciones climatológicas de la zona y las cualidades del producto a almacenar. Otro material que es necesario considerar es la estructura metálica, que es utilizada principalmente en los muros, columnas y techos, encargados de contener y brindar fuerza a la estructura para sostener la cubierta. Los elementos metálicos son utilizados para obtener la resistencia y practicidad de los mismos, debido a que son materiales prefabricados y que no requieren gran cantidad de actividades para su montaje y limpieza, brindando una rapidez en la construcción de la edificación. Lo más novedoso que hemos encontrado en el mercado, son materiales a base de polímeros para la edificación de techos y paredes, los cuales cuentan con características físicas y químicas mejores que los otros materiales, brindando una mejor capacidad térmica para la conservación de granos, semillas y cereales.

Existe la posibilidad de adaptar un edificio existente para ser utilizado como una edificación industrial, sin embargo lo ideal es construirla con las necesidades y requerimientos específicos de cada producto, de cada cliente y de cada proceso.

Podemos encontrar que algunos productos necesitan o pueden almacenarse al aire libre, siendo estos materiales del tipo que no sufren alteraciones al estar a la intemperie. Estas edificaciones, por lo general, son sin paredes o con una mínima hilada de block o concreto para delimitar un perímetro de almacenamiento; cuentan con techos lo suficientemente altos para poder lograr una adecuada ventilación, sobretodo en climas extremos.

Existen otros productos que forzosamente deben almacenarse bajo techo y paredes, en un ambiente cerrado. Estas construcciones pueden almacenar producto a granel o un producto final estibado, por lo cual es muy necesario conocer los requerimientos del tipo de producto a almacenar anticipadamente, para así poder realizar un buen diseño de dicho espacio. Por ejemplo, si el producto a almacenar será en graneles y buscamos minimizar el espacio horizontal de construcción, es necesario diseñar una construcción, tomando en cuenta que las paredes recibirán la carga del mismo grano almacenado. Por otro lado, si no existe limitante de espacio horizontal y se quiere buscar un ahorro en las paredes, se busca que el mismo ángulo de reposo del grano dicte la distancia de paredes para que no reciban carga del mismo, asimismo las paredes pueden ser de diferentes materiales, como block hueco, láminas o tabla-roca, resultando en una pared más económica.

Es por esto que recomendamos que la construcción sea planeada desde un inicio, con el estudio necesario para la selección del terreno, elaboración de una mecánica de suelos, misma que nos dictará la capacidad de carga del terreno actual y se traduce a un diseño estándar o reforzado de las cimentaciones para poder soportar la capacidad de carga de los graneles y la misma construcción, ubicación y selección de servicios básicos, y diseñado específicamente para el o los usos que se tienen planeados.

En cuanto a la capacidad de almacenaje, las restricciones serán marcadas por el espacio disponible para la construcción de la misma. Es decir, una construcción de almacenaje puede ser considerada desde un espacio de un metro por un metro, hasta las dimensiones permitidas por el espacio, como las grandes tiendas comerciales. Dependiendo de los cálculos estructurales, tomando en cuenta factores de cargas como vientos, zona sísmica, lluvias, nieve, temperatura, entre otros, nos marcará la pauta del diseño para conocer los claros libres máximos permitidos que una edificación puede tener.

En Meprosa, hemos construido diferentes tipos de almacenamiento, siempre buscando el mayor aprovechamiento de los espacios disponibles, con un diseño óptimo, buscando la mayor eficiencia y el mejor rendimiento para traducirlo en mayor rentabilidad por peso invertido. Hemos construido almacenamientos tales como hangares, que van desde los 100 metros cuadrados hasta 500 metros cuadrados. También hemos construido estas edificaciones para almacenar granos y pastas en un área de 1,800 metros cuadrados, con capacidades de almacenamiento que van desde las 2,500 toneladas hasta las 50,000 toneladas de producto a granel y/o estibado.

El proceso de funcionamiento u operación de una bodega industrial es básicamente para ser llenada, la maniobra interna para mover y acomodar el material, el almacenaje durante el tiempo determinado y el vaciado del producto almacenado. Es necesario que dicho proceso sea realizado mediante una logística para ser el óptimo, y evitar el desperdicio de producto o tiempos muertos, ya que esta edificación será una de las piezas más importantes que tendrán un impacto directo en las utilidades de la empresa. Para un adecuado uso, las instalaciones deben contar con accesos apropiados, salidas de emergencia, correcta iluminación, instalaciones eléctricas, instalaciones hidro-sanitarias, señalamientos, y en algunos casos instalaciones contra incendios, andenes de carga y descarga, entre otros.

Existen diferentes formas de llenado y vaciado de este tipo de construcciones. Pueden ser a través de elementos mecanizados, manuales, con montacargas o cargadores frontales. La decisión es tomada por el cliente y se basa en el proceso que el cliente requiere para poder realizar las transacciones deseadas, así como también el monto de inversión que quiere realizar.

Por lo general, una bodega no es un elemento aislado, sino que forma parte de un conjunto de edificaciones para realizar cualquier transacción comercial. Es necesario contar con una instalación de una báscula para pesar el producto a recibir, algunos equipos de laboratorio para tomar muestras y hacer los análisis necesarios del producto a almacenar, así como también vialidades y oficinas para el personal operativo de la planta.

Dependiendo del producto a almacenar, estas edificaciones deben de contar con seguridad industrial y operativa, tales son alarmas auditivas, sensores de movimiento, sensores de carga y peso y perimetrales, mecanizaciones para el manejo y transportación de los productos a almacenar. Dichas mecanizaciones pueden ser bandas transportadoras, elevadores de cangilones, rastras horizontales, equipo de transporte neumático, entre otros.

Dentro de la diversidad de Meprosa, hemos adquirido gran experiencia y desarrollado innovadores sistemas constructivos para la construcción de bodegas a lo largo de la República Mexicana y en el extranjero. Nuestro departamento de ingeniería se ha caracterizado por brindar soluciones eficientes y rentables a nuestros clientes, con el interés de acortar el tiempo de retorno de inversión de sus proyectos. Contamos también con un departamento de cálculo estructural, que apoya en todos los proyectos buscando la seguridad de la edificación, así como el buen uso de los materiales y prácticas de transformación.

Hoy en día salen nuevos materiales al mercado, con nuevas tecnologías que brindan la rigidez y durabilidad necesaria y con la gran ventaja de menor peso, minimizando los tiempos de montaje, traduciendo estas ventajas en una menor inversión y costo para el cliente, así como también una mayor eficiencia para el constructor.

Por más de 30 años, Meprosa ha trabajado en más de un centenar de proyectos relacionados a este tipo de edificaciones, que van desde proyectos llave en mano, ampliaciones, crecimientos y la implementación de diferentes mecanizaciones. Esta experiencia nos ha colocado como líderes en la industria agroalimentaria e industrial, ya que nuestros clientes repiten con nosotros debido a la calidad del diseño de bodegas, construcción, ejecución, montaje, implementación y servicio post venta.