Las naves industriales son edificaciones diseñadas para alojar procesos industriales y resolver problemas operativos, ya sean de carácter de manufactura, almacenes, fábrica, centros de distribución, empresas logísticas, embarques, producción, ensambles, entre otros. Podemos encontrar también naves para la industria de alimentos, que a diferencia de las anteriormente mencionadas, son edificaciones certificadas. Dichas edificaciones deben cumplir con normativas correspondientes para instalaciones de línea de proceso de diferentes tipos de especies, animal o vegetal, garantizando las condiciones de sanidad e inocuidad. Entre los diferentes tipos de naves, podemos clasificarlos en: empaques, rastros TIF, cuartos fríos, por mencionar algunos.

Dichos edificios brindan también protección y cuidado, tanto al producto final como a cada uno del personal operativo. Tienen la finalidad de resguardar el equipo y la maquinaria empleada, facilitar el control de entrada, salida y movimiento de cualquier material o materia prima empleada para la construcción o elaboración del producto final.

Las primeras naves industriales se desarrollaron en la antigüedad durante la Revolución Industrial, debido a la necesidad por albergar grandes maquinarias de vapor, chimeneas, calderas, mano de obra y materia prima; otras, también cumplieron con la finalidad de vivienda para obreros. En un inicio, los materiales utilizados para estas edificaciones eran estructuras a base de madera, tanto para las columnas como para las vigas. Los muros se consideraban de carga, empleándose materiales como la piedra, ladrillos o mampostería. Su objetivo era lograr claros más grandes desde sus puntos de apoyo.

Con la llegada de la siderurgia y metalurgia, nace la arquitectura industrial, y con ella la creación del acero como material de construcción. Esto impactó considerablemente, y de manera positiva, al sistema constructivo de este tipo de edificaciones, pues una vez creado este material junto con la técnica de unión, se comenzaron a fabricar elementos estructurales más rígidos y elásticos, como perfiles de acero para armaduras triangulares, vigas y columnas metálicas. Todo esto dio oportunidad a la creación de espacios y claros más grandes, permitiendo una mejor iluminación y funcionalidad.

naves industriales

Cada edificio demanda un requerimiento específico, dependiendo del giro del producto final. Es decir, sus características varían en función a la gran cantidad de actividades económicas posibles que pueden desarrollarse en su interior. Esto nos ofrece una gran gama de soluciones constructivas. Uno de los requerimientos principales, y más importantes, es mantener grandes claros en su diseño interior, con la finalidad de lograr espacios de trabajo amplios, sin apoyos intermedios que puedan interrumpir de algún modo los procesos de producción o almacenaje.

En la actualidad se ha registrado un aumento considerable en la construcción de naves industriales, debido a la gran necesidad que muchas empresas presentan por la industrialización y globalización de sus productos. Esto les genera una infinidad de beneficios, como la producción en serie, que logra mayor rapidez y perfección en sus procesos y/o la reducción de tiempos de producción, aumentando su rendimiento y efectividad.

Dentro de las empresas de Grupo Altum, en Meprosa y Meprosa Construcciones, realizamos proyectos de naves industriales desde su etapa conceptual hasta su construcción final, llamándolos proyecto llave en mano.

Inicialmente escuchamos detenidamente las necesidades del cliente, ya que estas son la base de arranque para un buen diseño. Después analizamos desde el giro del edificio y los espacios o áreas requeridos para el proceso, hasta la capacidad de personal operativo, sexo, así como también el tipo de maquinaria necesaria para la operación.

Durante la etapa de diseño, analizamos más factores para realizar propuestas más certeras. Entre ellos se encuentran la ubicación óptima del edificio en el terreno. En este punto, analizamos factores como el clima del lugar, los vientos dominantes, la trayectoria del sol, las vialidades más cercanas, la infraestructura del lugar, entre otros, con el objetivo de aprovechar al máximo su contexto inmediato. Otro factor que analizamos detalladamente con el cliente, es el tamaño de la edificación. Se definen los tamaños de cada área involucrada en metros cuadrados, y se definen puntos críticos de las instalaciones, como la necesidad de protección contra vibraciones y ruido, equipo anti-incendios, climatización, tomacorrientes especiales, recorridos de emergencia al exterior, puntos de reunión, etc. Todos estos detalles son proyectados a que, en un futuro, se tenga la posibilidad de ampliación para brindar un mejor servicio al cliente y la posibilidad de realizar un mayor número de transacciones.

Es necesario también realizar un plan de funcionamiento, donde desarrollamos un manual de operación, el cual es descrito al cliente para resolver todas las dudas existentes. Programamos un entrenamiento para el personal operativo una vez que se entregue el proyecto. En este manual, se describe el proceso de operación, la ubicación de máquinas y planos de piso, el tipo de mano de obra empleada, los espacios necesarios, el listado de edificios, el proceso de reciba de materia prima, manuales operativos de equipos, etc.

Dentro del análisis del diseño de la edificación a construir, es necesario revisar el tema de los espacios interiores para recorrido de personal, recorrido de materia prima en el proceso y de producto terminado, cumpliendo con las normativas de las autoridades.

Nos encargamos desde los servicios más básicos, como el suministro de energía eléctrica, agua potable, alcantarillado, red de voz y datos, hasta los más complejos, como la instalación de refrigeración, ya sea por sistema de freón o por sistema de amoniaco, sistemas hidráulicos, maquinarias de proceso, sistemas contra incendio, sistemas de seguridad, entre otros.

Una de las ventajas más significativas en la construcción de estas edificaciones, es el uso de estructuras de acero. Esto nos permite lograr claros muy amplios, permitiendo que la instalación de las líneas de proceso en el interior de la nave sea más sencillo. Permite también reducir los tiempos de construcción, debido al corto tiempo empleado en el montaje de los mismos.

Existe una forma de construir las naves, en las cuales se utiliza tanto la estructura de acero como de concreto. Estas tienen una mayor ventaja, ya que principalmente representan un ahorro económico sustancial en los materiales.

Cuando iniciamos un proceso de construcción, comenzamos con la aprobación por parte del cliente del diseño propuesto. Comenzamos con la obra civil, la cual contiene varias etapas. Nosotros construimos tomando en cuenta los siguientes elementos:

Las terracerías, estas se definen como aquellos trabajos de volúmenes de materiales que se extraen del suelo, y que sirven de relleno para preparar el terreno donde se construirá el edificio y ciertos elementos como vialidades y accesos.

La cimentación, normalmente empleando el uso de zapatas aisladas a base de concreto armado para soportar los elementos estructurales. El diseño de esta cimentación depende de los estudios y cálculos estructurales realizados por nuestros calculistas y diseñadores de proyectos.

La estructura metálica, siendo los elementos estructurales metálicos como columnas armaduras y largueros. Las columnas son elementos verticales, cuya función es transferir las cargas de las armaduras y la cubierta, así como cargas producidas por los vientos, cargas de impacto y aquellas por sismos. Las armaduras son vigas cuya alma no es maciza, es decir, que está armada con varias piezas que conforman un sistema a base de triángulos. Estas trabajan para absorber esfuerzos, permitiendo mantener grandes claros para lograr mejores espacios. Los largueros son elementos utilizados para soportar el peso de la lámina de cubierta, ayudando a la estructura a soportar esfuerzos a flexión y cortante. Normalmente se diseñan vigas prefabricadas en sección canal y, en caso de que se requieran claros largos, se juntan dos piezas formando una sección de cajón.

naves industriales

Los firmes se le llaman a la superficie sobre la cual se realizará la operación de la nave. Es a base de concreto macizo o armado con acero de refuerzo. Este puede ser varilla o malla electro soldada, y pueden variar sus características, dependiendo el uso al que será sometido.

El laminado, nos referimos a la instalación de paneles metálicos o vinílicos con aislamiento térmico y acústico para techos, muros y cámaras de refrigeración o congelación. Estos pueden distinguirse entre ellos, por la variedad de combinaciones de materiales empleados en las caras de las láminas, su resistencia, uso y necesidades dependiendo del proyecto a realizar.

Los accesos, que son vialidades, patios de maniobras y rampas de acceso a camiones, montacargas para la entrada y salida de materiales o productos terminados del edificio.

Los acabados se enfocan en las instalaciones de puertas, ventanas, louvers, pisos, cortinas de tipo industrial, muros divisorios y otras especificaciones que el cliente nos indique.

En el apartado de instalaciones, nos enfocamos en instalaciones eléctricas, hidrosanitarias, voz y datos, refrigeración etc., dependiendo de las necesidades operativas del cliente.

Todas estas cuestiones, junto al cumplimiento de diferentes normativas, son de suma importancia al momento de construir una nave Industrial, según las características y los usos que se le dará.

En Meprosa Construcciones, somos constructores nacionales de naves industriales, con más de nueve años de experiencia. Ofrecemos soluciones integrales, apegándonos a los requerimientos y normativas de nuestros clientes. Dependiendo del uso e inversión que estén buscando, podemos brindar los materiales y el diseño más adecuado y conveniente para el cliente.

La construcción de estas edificaciones es realizada con mano de obra nacional calificada, cubriendo los altos estándares de seguridad y calidad requeridos por la industria a aplicar. Nuestro departamento de ingeniería y proyectos cuenta con las herramientas, el entrenamiento, la capacitación y el conocimiento para brindarles a nuestros clientes la asesoría técnica para la correcta selección del diseño y su construcción.

En Meprosa contamos con profesionistas calificados para una correcta supervisión de tu proyecto, llevando siempre el control de la obra y garantizando que se entregue en tiempo y forma.

Te invitamos a que nos contactes, queremos poder ser parte de tu éxito y la solución a tus necesidades. Puedes contactarnos vía telefónica al (668) 166 1137 o realizando una visita a nuestras oficinas con ubicación en calle de la Agricultura Número 1057, Parque Industrial Ecológico, esquina con de la Industria, C.P. 81256, Ahome, Los Mochis, Sinaloa, México.