¿Preguntas frecuentes sobre el ensilaje para alimentar ganado?

 En construcción de sistemas pecuarios, Silo, sistemas de producción pecuaria

La construcción de sistemas pecuarios abarca diversos aspectos, entre los que destaca la alimentación del ganado. Existen actualmente diversos métodos para proporcionar nutrientes suficientes a los animales, sin embargo, uno de ellos comienza a ganar popularidad por su bajo precio y gran calidad: el ensilaje. Hay empresas que desean implementarlo, pero lo desconocen o tienen dudas sobre él.

¿En qué consiste?

Se trata de un método de alimentación cada vez más adoptado por las empresas pecuarias del país, que implica picar el forraje para almacenarlo en silos u otros sistemas, como tanques cilíndricos y bolsas. Implica la conservación de los alimentos y se distingue por su alto contenido de humedad, que oscila entre 60 % y 70 %. Conlleva también la fermentación del forraje y los carbohidratos solubles del grano mediante bacterias productoras de ácido láctico bajo condiciones anaeróbicas.

El alimento obtenido está libre de aire debido a la compactación del forraje. Puede guardarse durante muchos meses e incluso años gracias a la acidificación del medio, que inhibe la formación de microorganismos descomponedores. El proceso es muy ventajoso, ya que permite almacenar alimento de gran calidad en época de cosecha y proporcionar en tiempos de escasez.

El método garantiza alta palatabilidad sin altas inversiones, lo que permite incrementar la cantidad de ganado por hectárea y reemplazar o complementar alimentos comerciales. Nuestro país puede aplicar este método gracias a su ubicación geográfica, la alta producción de maíz forrajero y la radiación solar con lluvias constantes que permiten múltiples cosechas al año, sin embargo, es importante el respaldo de empresas de construcción de sistemas pecuarios y agrícolas para garantizar suministros abundantes, de calidad y sin desperdicios.

¿Por qué optar por el ensilaje?

Son diversas las razones por las que vale la pena producir ensilaje de maíz para alimentar al ganado. Las más notables son las siguientes:

  • Disminuyen las pérdidas de alimentos que no pueden aprovecharse con otros métodos de conservación de forraje.
  • Garantiza alimentos con elevado valor nutricional para distintos tipos de ganado, especialmente vacuno.
  • El alimento puede distribuirse de manera eficiente durante todo el año, especialmente en tiempos de sequía.
  • Permite el almacenamiento de alimentos que no pueden henificarse por alto nivel de humedad, como cáscaras de fruta, pasta de soja, granos de cebada, pasta de algodón, entre otros.
  • Conserva el valor nutricional de los alimentos durante largos
  • Evita las pérdidas en la producción cárnica y lechera.
  • Posibilita el almacenamiento de excedentes con poco espacio.
  • Permite el almacenamiento de desechos agroindustriales y de ensilados de forrajes durante tiempos de lluvia, lo que garantiza el incremento de unidades animales por hectárea y la producción de forraje.

¿Cuál es el proceso correcto para producir ensilaje?

Si bien su preparación es sencilla, su uso está restringido por diversos factores, como el uso de equipos y mano de obra. Para realizar el ensilaje de forma correcta, primero tiene que cortarse el forraje del potrero. Tras ello debe picarse en pequeños trozos mediante picadora. Pueden facilitar aún más el proceso con la implementación de maquinarias con cuchillas, que cortan el material hasta obtener piezas de aproximadamente siete milímetros. Se trata del tamaño adecuado para el proceso, ya que si es mayor se obtendrá un producto de baja calidad.

El material picado debe verterse posteriormente en silos u otro método de almacenamiento, que debe diseñarse con ayuda de expertos en construcción de sistemas pecuarios. El método más conveniente dependerá del espacio disponible en la finca. Tras el vertido debe apisonar el forraje para eliminar el aire contenido en él.

Una vez hecho el apisonamiento, debe realizarse una mezcla de melaza y agua. Las cantidades varían según el forraje usado. Lo conveniente es entre ocho y doce kilos por cada tonelada, aunque algunos productores sugieren el uso de uno de dos litros de agua por cada kilo de melaza. Se debe apisonar posteriormente la mezcla y repetir si se requiere. Cuando el silo, bolsa o tanque esté lleno y compactado, debe cubrirse por completo con plástico para evitar la presencia del aire.

¿Cómo reconocer el ensilaje de calidad?

La calidad es importante en el ensilaje producido en silos para la industria ganadera. Una forma de reconocerla es observar su color y palatabilidad. Debe ser verde oliva o verde pardusco, además, tener buen olor y estar libre de moho. Dicho color debe ser uniforme y encontrarse tanto en su interior como en su exterior.

Con respecto al olor, tiene que ser semejante al del vino. En caso de oler a mantequilla echada a perder o vinagre, será rechazado por el animal. Ocurre por una fermentación butírica o acética, por lo que debe revisarse constantemente. Si detecta olor a moho o basura, es señal de putrefacción. La palatabilidad tiene que ser adecuada, ya que determina su aceptación y consumo por el ganado. Para detectar un ensilaje de mala calidad, consideren los siguientes puntos:

  • El nitrógeno amoniacal supera el 23% del nitrógeno total.
  • Un pH de 4.9.
  • Contenido de ácido butírico mayor al 2.3%.

¿Qué silos pueden utilizarse para el ensilaje?

Los silos son indispensables para el proceso y por ellos recibe su nombre. Se trata de enormes recipientes destinados para el almacenamiento de granos y otros productos agrícolas. Varían según dimensiones, formas y otros aspectos y su elección depende de las instalaciones y presupuesto del productor. Los más utilizados para crear ensilaje son los siguientes:

Silo tipo trinchera

Se trata de una zanja creada en el suelo, que debe cubrirse con plástico y posteriormente con una capa de tierra. Es importante dejar una canaleta para permitir el escurrimiento del agua.

Silo en montón

Se trata de un sistema económico, ya que no requiere construcción, sin embargo, es el menos conveniente, debido a que el ensilaje se echa a perder rápidamente. Requiere en amontonamiento y apisonamiento del producto sobre un sitio plano, que debe cubrirse posteriormente con un plástico y asegurar todo su perímetro con tierra.

Silo en torre

Este tipo de silo es el más conveniente, ya que garantiza ensilaje de calidad durante muchos meses e incluso años. Posee áreas independientes de llenado y descarga, que facilita el proceso y evita desperdicios.

Silo bunker

Está conformado por dos muros laterales y paralelos, pero inclinados de forma ligera y abiertos en sus extremos.

Si desean implementar este excelente método en sus instalaciones y no poseen silos de calidad, contacten a los expertos de Meprosa. Tenemos amplia experiencia en la construcción de sistemas de producción pecuaria. Para más información, marquen al (668) 816 0150 o completen el formulario en la sección de contacto de nuestro sitio web.

Publicaciones recientes