Uno de los equipos que vino a evolucionar los sistemas de almacenamiento de graneles es, sin lugar a duda, la secadora de granos. Cualquier tipo de grano, llámese maíz, trigo, sorgo, cártamo, arroz, frijol, garbanzo, alpiste, alubia, entre muchos otros, es considerado un ser vivo. Es decir, el propio grano tiene vida que, cosechado de la tierra fértil a ciertas humedades, puede continuar su germinación, más aún cuando está inmerso entre millones de granos, provocando calor por la fricción entre los mismos. Este grano aun cuenta con más vida.

El desarrollo tecnológico de la producción de semilla para siembras ha logrado definir muy claramente las fases de siembra, germinación, crecimiento y cosecha de la semilla transformada en grano. Algunas veces la madre naturaleza provoca cambios en el ciclo de producción del grano, presionando al productor en tomar decisiones para cosechar fuera de los tiempos previstos de maduración alternando la humedad, peso específico y temperatura propias del grano a cosechar.

Para lograr una adecuada conservación del grano dentro de un silo de almacenamiento o de una bodega de graneles, es necesario que el grano tenga una humedad del 14%. La normativa del 14% explica que cuando se tiene 14% de humedad, es decir agua, el restante 86% de los componentes del grano son las cantidades correctas de almidones, sacarosa, fructosa, aceite, etc. Cuando se encuentra un excedente de agua, es decir una mayor humedad, en el grano se encuentran menos almidones y componentes, por lo que el grano pierde peso específico y propiedades alimenticias.

secadora de granos

En el pasado cuando estos equipos todavía no existían, los almacenadores se veían forzados en invertir una cantidad mayor en silos de reposo para poder almacenar diferentes rangos de humedad de granos, ya que la mayoría de las veces, por cuestiones de condiciones climatológicas, los granos se cosechan a un promedio de 16% y 19% de humedad. Ese grano tenía una ocupación ociosa de almacenamiento neto, mientras estaba en ese silo de reposo esperando a que el grano llegara a la humedad deseada.

Hoy en día, con la adquisición de estos equipos y sus variantes de diseño y capacidades, permite al producto y/o acopiador recibir granos de diferentes humedades mismos que pasarán a través de estos equipos que inyectarán aire seco caliente para retirar la humedad sobrante del grano, y aire frio de la atmósfera para enfriar ese grano y poder almacenarlo para una buena y correcta conservación.

La modernidad en estos proyectos denominados sistemas de secado, incluye uno o varios silos de reposo (húmedos) donde se busca la homogenización de las diferentes humedades del grano. Esto se hace a través de un sistema de inyección de aire caliente seco. ¿Cómo funciona? Son silos de almacenamiento que pueden ir de las 200 toneladas hasta las 1,500 toneladas donde todo el piso de aireación es piso falso, es decir el aire atraviesa toda la circunferencia del silo, de abajo hacia arriba, rompiendo las barreras de grano y apoyados con sistemas de extracción en los techos de los silos para retirar los excesos de humedad.

En estos silos de húmedos, puedes mezclar diferentes humedades con diferenciales de hasta tres puntos o más entre ellos, es decir meter grano con 17% de humedad y 20% de humedad en el mismo silo. Cada silo de húmedo cuenta con uno o dos ventiladores centrífugos o axiales con la adaptación de un quemador de gas que enciende una llama como un boiler. El ventilador crea el flujo de aire pasando desde aire frio en la atmósfera a un aire caliente seco en la entrada del silo. El aire caliente que entra por debajo del silo comienza a homogenizar las diferentes humedades del grano para después ser pasado al proceso de secado.

La secadora de granos puede trabajar en básicamente dos formas de operación, bacheo y/o flujo continuo. El equipo cuenta con un controlador inteligente, con sensores que detectan humedades y temperaturas del grano para determinar la forma de operar. Si el equipo detecta, en un flujo de grano, diferentes humedades, el equipo operará en forma de batch. Si el equipo detecta que las humedades del grano son homogéneas, entonces el equipo operará en forma de flujo continuo, maximizando la eficiencia del equipo comprado, logrando el mayor número de toneladas secadas por hora.

Existen diversos tipos de secadoras, sin embargo todas mantienen el mismo principio. Su función principal es conducir el grano a secar a través de sus paredes, columnas o líneas, inyectando aire caliente seco un porcentaje del recorrido del grano para después inyectar aire de la atmósfera para enfriar el grano en el resto del recorrido del grano. Al final, se debe obtener un grano resultante con cierto porcentaje de humedad, que es el 14% máximo que conocemos, que marca la norma para almacenar y conservar sus propiedades para un almacenamiento seguro.

Entre los tipos de secadoras, existen las de flujo concurrente, contraflujo horizontal, flujo mixto y flujo cruzado.

  • Las de tipo de flujo concurrente son las secadoras que tienen una columna de grano, recorriendo de arriba hacia abajo, donde el aire caliente de secado entra por la parte de arriba y el aire fluye por el grano en la misma dirección en la que el grano se mueve, saliendo aire frio al final del recorrido en la parte inferior de la secadora, obteniendo la salida de humedad al final del proceso.
  • En las de tipo de contraflujo, como lo dice el nombre, el aire fluye en sentido contrario al movimiento del grano: el grano entra por la parte de arriba de la secadora en una columna y el aire entra por la parte de abajo de la secadora. El aire caliente de secado entra de abajo hacia arriba y sale el aire húmedo en la parte superior del equipo.
  • Las de contraflujo horizontal funcionan de la siguiente manera: el grano fluye en una columna de arriba hacia abajo y el aire caliente se inyecta a lo largo de toda la columna de grano de forma cruzado u horizontal. De un lado se tiene la entrada de aire caliente y del otro lado se tiene la salida de aire húmedo del equipo.
  • Las de flujo mixto trabajan de una manera aún más especial, teniendo una mejor eficiencia. Cuenta con quemadores de aire caliente y ventiladores de aire frio homogenizando el secado y el cambio de humedad. Dependiendo de la capacidad buscada, se selecciona la cantidad de ventiladores con quemadores y ventiladores fríos. El grano viaja de arriba hacia abajo, pasando por la estructura especial en forma de diamantes internos, generando que el grano gire y el aire pegue en todo su exterior para generar un mejor secado del mismo. Los diamantes también ayudan a que el aire caliente y frio tenga diferentes direcciones y llegue a todo el grano.
  • Las de flujo cruzado no cuentan con los diamantes internos, creando un recorrido de grano y aire en una sola dirección ocasionando el calentado y secado de algunos granos en exceso y el poco secado de otros. Esto hace que los equipos de flujo cruzado no sean tan eficientes y maltraten el grano por la no homogenización de secado.

En nuestra experiencia, consideramos que las secadoras de flujo mixto son las que logran la mejor homogeneidad entre granos, ya que la columna de granos es continuamente mezclada a lo largo del recorrido en la cámara de trabajo. Una de las características que distingue las secadora de granos de flujo mixto, es que no utilizan tamices. El tamiz es un filtro o malla que deja pasar el aire pero con el tiempo se obstruye, lo que reduce el rendimiento del equipo, teniendo que detenerlo para hacer el debido mantenimiento.

Todas las secadoras de grano de hoy en día son aptas para conectarse con un PLC y ser controladas desde el centro de mando para un manejo de planta automatizado y centralizado.

La búsqueda del equipo correcto según la actividad debe lograr los siguientes beneficios: mayor homogeneidad en los granos, menor daño por sobrecalentamiento, menor daño debido a un enfriamiento más rápido, y búsqueda de calidad, logrando mayores pesos específicos.

Algunas de las características que se deben buscar es que sean de operación flexible, modulares o expandibles, con conectividad a PLC para detección de fallas y troubleshooting, y sobre todo que los fabricantes brinden un servicio a tiempo.

Como recomendaciones generales, nosotros recomendamos estar al pendiente de lo siguiente para evitar accidentes: realizar una pre-limpieza del grano húmedo, limpieza periódica de la secadora, del quemador y sus partes, mantener un buen control en las temperaturas del aire caliente y del aire de salida, rebajar las temperaturas cuando tengamos que secar granos peligrosos como lo son algunos aceitosos como girasol y sorgos; también recomendamos disponer de ciclones para tratar de que toda la basura y polvo sea conducido por los mismos y buscar las menores emisiones a la atmósfera y basura en el sitio.

Dentro del negocio del acopio de granos, estos equipos son los generadores de utilidades, ya que por cada tipo de grano se tiene estipulado cierto valor económico por secarlo, pasando de un punto porcentual de humedad a otro. En tiempos de cosechas húmedas, la inversión de un equipo será retornada en una o dos temporadas agrícolas.

En Meprosa, somos especialistas en el montaje, instalación, puesta en marcha y entrenamiento para el uso de estos equipos. Diseñamos las obras civiles y estructuras sobre las cuales serán montadas para su funcionamiento. Conocemos las diferentes marcas de secadora de granos que existen en la industria, y a lo largo de más de 30 años de experiencia hemos logrado alianzas comerciales con fabricantes que han venido evolucionando y mejorando sus productos y procesos para ofrecer un equipo rentable, eficiente que maximizará la productividad de un sistema integral de secado.

Nosotros somos distribuidores autorizados de diferentes marcas como Mathews Company y Neco, estando certificados en su montaje, instalación y puesta en marcha de sus equipos. Llámenos y solicite su cotización.