Actualmente el consumo de granos como maíz, frijol, trigo, sorgo, garbanzo, etc., en México se realiza de manera constante durante todos los días del año; sin embargo, la cosecha de estos granos se da solamente en un corto tiempo, en distintos meses del año, dependiendo del grano y la zona donde se produce. Esta diferencia de tiempos de cosecha y de consumo crea la necesidad de almacenar y conservar el grano de manera óptima para sus diversas aplicaciones.

Es aquí donde la necesidad de utilizar un silo para almacenar y conservar el grano surge. Debido a que el grano, después de cosechado, sigue siendo un grano vivo, requiere ciertas características específicas de humedad, temperatura y protección contra diversos factores como el viento, lluvia y otros, es necesario almacenarlo en un ambiente controlado para su correcta conservación.

Para lograr esto en dicho equipo, se utilizan diferentes herramientas como lo son: los sistemas de monitoreo de temperatura en el interior, los sistemas de inyección y extracción de aire y los sistemas de enfriamiento de grano. Dicho equipos nos ayudan con el monitoreo continuo del grano para conservar su calidad a través del paso del tiempo.

Anteriormente, el productor cosechaba el grano y se dedicaba a guardaba a guardarlo al aire libre, cubriéndolo con lonas o cualquier otra posibilidad con la que contaban. Con esta práctica, gran porcentaje del grano se perdía debido a la mala conservación; el grano presentaba daños en su composición por hongos, insectos, humedad, y otros factores que obligaban al productor a realizar ventas desesperadas y a un precio bajo. Con el paso del tiempo, se utilizaron nuevas tecnologías para la conservación y almacenamiento del grano. Primeramente llegaron las bodegas, donde la vida útil del grano se extendió significativamente, lo que vino a mejorar el panorama del productor y/o acopiador de grano. En estas bodegas se iniciaron los procesos de aireación, permitiendo la conservación del grano de una cosecha a otra. Sin embargo, el costo de conservación era relativamente alto, debido al personal involucrado para operar, a la demanda de energía y a las mermas generadas en éste tipo de almacenamientos.

Silo

Sin embargo, el silo vino a revolucionar el mercado del almacenamiento y conservación del grano. Estos equipos permiten almacenar gran cantidad de grano en menos metros cuadrados de construcción ya que los espacios confinados para almacenar son utilizados en su totalidad. El diseño de los silos es lo que permite aprovechar al máximo los espacios de almacenamiento; la forma cilíndrica y su techo cónico están diseñados para permitir que el grano, con su ángulo de reposo, aproveche todo el espacio del interior del mismo. Este equipo brinda un costo de conservación del grano muy por debajo del costo, comparado contra otros tipos de almacenamiento.

Existen diferentes tipos de silos en el mercado, especialmente diseñados para el almacenamiento de grano, y son fabricados de acero galvanizado. Pueden ser planos o tolva.

Los silos planos tienen principalmente dos funciones: recibir granos de campo, secos o húmedos. Por lo general, los que son para uso de secos se acompañan de un sistema de termometría, barredora de grano y sistema de aireación. Los que son diseñados para el grano húmedo, cuentan con un sistema full floor para inyectar mayor cantidad de aire seco y caliente al interior.

Las tolvas cuentan con una terminación inferior cónica. Este cono puede variar su inclinación desde 45 grados hasta los 60 grados, tomando en cuenta el tipo de producto a almacenar. Por lo general se utilizan para almacenar grano delicado, como es el frijol, garbanzo, etc., para recibir grano húmedo del campo, como un recipiente de paso o alivio durante un proceso, o como un previo paso a embarque, entre otros usos.

En Meprosa, nuestros silos cuentan con las siguientes características que nos brindan una diferenciación superior a nuestra competencia: el galvanizado utilizado en paredes y columnas es G115, siendo superior al G90 que utilizan otras marcas; sucede el mismo caso en todos los paneles del techo, utilizando un galvanizado G140, en comparación a uno de menor grado en la competencia. Otra ventaja competitiva muy importante en el diseño del mismo es el stiffener, o columna de soporte, en el cual presentamos un sistema de uso exclusivo de tipo W, con capacidad de carga vertical de 25.5 toneladas, siendo más del doble de la capacidad utilizada por otras marcas. Para lograr dicha súper resistencia, se patentó también la conexión o ensamble entre columnas llamado placa-con-placa lo que permite transmitir las cargas solamente al stiffener, eliminando así las cargas excesivas a las láminas y tornillería.

Toda la tornillería utilizada es JS1000 “salt spray” lo que nos brinda una mayor protección contra la corrosión ocasionada por el ambiente salino. La competencia, en la mayoría de los casos, utiliza una tornillería JS500, siendo de menor protección. Los techos de nuestro silo cuentan con una capacidad de carga estándar de al menos 11.3 toneladas y pueden llegar a más de 22 toneladas de carga dependiendo del diámetro y capacidad del mismo.

El diseño de la lámina presenta una corrugación suave, permitiendo al grano fluir de manera natural, con lo que logramos disminuir el grano que se pega en la pared al final de cada descarga. En relación a los techos, nosotros manejamos un diseño tipo J invertida, lo cual permite un sellado casi hermético, reduciendo con esto los riesgos de filtración de agua y humedad entre las láminas del techo; asimismo este techado reduce significativamente el tiempo de armado del mismo.

Parte fundamental de este equipo son los complementos y/o accesorios adicionales, que nos brindan una mejor operación y conservación del producto a almacenar. Entre los accesorios, se pueden mencionar los siguientes: la barredora de grano, la cual puede ser de uso comercial en diferentes diámetros y la barredora de uso rudo, diseñadas para la industria que realiza múltiples descargas del equipo año. Otro accesorio es el sistema de termometría, el cual está provisto de cables instalados en el interior, los cuales pueden enviar información precisa y en tiempo real, sobre las condiciones de temperatura en el interior. Con este sistema es posible saber las condiciones del grano almacenado desde tu celular o cualquier dispositivo con acceso a internet las 24/7, pudiendo tomar las decisiones pertinentes en el momento preciso para la mejor conservación del producto.

Es posible diseñar una aireación específica para el requerimiento de cada cliente, tomando en cuenta el tipo de producto a almacenar, el diseño de las instalaciones y la ubicación geográfica donde se instalará. Actualmente se cuentan con diversos diseños de pisos de aireación, así como diferentes tipos y capacidades de ventiladores, como pueden ser axiales, centrífugos o centrífugos en línea. Acompañado al sistema de aireación, podemos diseñar diversos tipos de extractores de aire que se instalaran en el techo, los cuales pueden ser de tipo hongo o cuellos de ganso. Existen extractores que solamente es una salida de aire como ventilación, y otros que cuentan con un motor para la extracción del aire de una manera rápida y continua. Con estos mecanismos combatimos la posible condensación dentro del almacenamiento.

Actualmente la seguridad industrial es un tema de máxima importancia, que no podemos dejar de abordar, para el cual hemos trabajado en el diseño de diversos accesorios para crear un ambiente de trabajo seguro. Contamos con escalera tipo espiral, que se instala por el perímetro exterior para el fácil acceso a la cúpula, la cual puede contar con pasillo y barandal en todos los accesos. Manejamos también como opción una puerta de dos anillos de altura, la cual nos permite acceder al interior de una manera rápida y sin la obstrucción de algún obstáculo.

En Meprosa tenemos la especialidad de proyectos llave en mano. Tenemos la capacidad y el conocimiento necesario para brindar la asesoría para captar las necesidades del cliente y diseñar el proyecto ideal de acuerdo a las necesidades de cada uno de nuestros clientes. Nuestro equipo de ingeniería, en combinación con la fuerza de ventas, inician el desarrollo del anteproyecto basado en nuestra experiencia y los requerimientos del cliente. Cada anteproyecto se revisa de manera minuciosa, en presencia de nuestros clientes para llegar con un proyecto brinde una solución integral cubriendo la parte técnica y económica.

Contamos con el capital humano capacitado, certificado, recursos y las herramientas necesarias en el ensamble y montaje de cada silo y equipos, sin importar el tamaño del proyecto. Nuestro compromiso en el proceso de montaje, es entregar un producto con la mayor calidad, en tiempo y forma, con el objetivo de lograr una mayor rentabilidad de su inversión.

Sabemos que la capacitación es un elemento fundamental para el correcto funcionamiento y operación de cada instalación. Una de nuestras ventajas competitivas es contar con elementos de amplia experiencia, que ayudarán a nuestros clientes durante el proceso de capacitación y puesta en marcha de la planta, así como la solución de problemas o dudas que se puedan presentar durante la operación.

Nuestra filosofía de trabajo siempre ha estado enfocada al servicio al cliente, es por esto que nosotros tenemos el compromiso y responsabilidad de resolver cualquier duda, aclaración o problema que se presente después de entregar el proyecto, sin importar el tiempo que haya transcurrido.

En Meprosa, le brindamos la asesoría y respaldo total en el desarrollo de su proyecto llave en mano. Lo invitamos a conocernos y ponerse en contacto con nosotros para desarrollar de manera conjunta la idea que tiene sobre almacenamiento. Nuestros diseños de silo nos permiten desarrollar proyectos que van desde una capacidad de 10 toneladas hasta uno de 27,000 toneladas. Esto nos da la flexibilidad de poder desarrollar cualquier tipo de proyecto sin importar el tamaño del mismo. Para nosotros es un placer poder atenderle. Gracias.