Beneficios del proyecto llave en mano en comparación con contratos tradicionales

 En Blog

El proyecto llave en mano se trata de aquel convenio en virtud de que un contratista se obliga frente al cliente o contratante, en derecho público ante la entidad estatal del contratante, a cambio de un precio, a concebir, construir y poner en marcha una obra o proyecto determinado.

También recibe otras denominaciones como “package contract”, “design and build” o “design constructor” o “turnkey contract”, como es conocido en términos del derecho anglosajón. En francés se utiliza la expresión “clé en mains” y en alemán “schlusselfferting”; en cuanto a la manera internacional se le conoce por las siglas en inglés EPC, que significan Engineering, Procurement and Construction.

En cualquiera de sus diferentes denominaciones, la realidad es que en este tipo de contratos, el contratista es responsable tanto del diseño como de la construcción de la planta; es decir, realiza todos los trabajos necesarios para la puesta en marcha de la planta por un precio acordado y en un tiempo específico. No obstante, es un hecho que el constructor tendrá que implicarse activamente en todas las etapas del proyecto.

¿Cómo surge la idea del contrato llave en mano?

La idea rectora del EPC nace en realidad en el ámbito de los contratos de ingeniería, que con el tiempo se volvieron más complejos y específicos en los resultados; se exigía algo más que un proyecto, con dirección y construcción. La alta competitividad provoca que en aquellas ocasiones en que las empresas aprovechan al máximo sus áreas de oportunidad logren un crecimiento y establezcan nuevas modalidades, así como nuevas dinámicas para la realización de grandes obras, creando el ambiente perfecto para que surjan nuevas estipulaciones contractuales.

Con el paso del tiempo, la exigencia de los nuevos proyectos resultó ni más ni menos que en el perfeccionamiento y entrenamiento para poder hacer funcionar correctamente un emprendimiento complejo, como podría serlo por ejemplo una planta de tratamiento de agua, un sistema de comunicaciones o un complejo habitacional con su estructura urbana.

Las prestaciones típicas de este contrato van desde el suministro de materiales y maquinaria, el transporte, la realización de la obra civil en sí misma, el funcionamiento de la obra proyectada y hasta la capacitación del personal idóneo para el ejercicio, manejo y asistencia técnica de la obra una vez ya culminada.

Desarrollar un inmueble a través de un contrato llave en mano proporciona múltiples beneficios que se ven reflejados en el ahorro del tiempo, recursos e inversión; por ello nos enfocaremos en compartirles las ventajas más significativas de aprovechar este modelo, sobre todo en comparación con otros modelos de negocio para la construcción, sobre todo para aquellos proyectos que necesitan de servicios profesionales que se caractericen por sus altos resultados de funcionalidad y calidad.

• Ofrece un diseño detallado

Gracias a los estudios preliminares y las especificaciones técnicas que se ajustan a los requerimientos del proyecto y del dueño, proporcionando la información suficiente y adecuada, de tal manera que el resultado en la construcción sea más precisa, minimizando o eliminando el margen de los errores. La finalidad es evitar los sobrecostos, sobre todo teniendo en cuenta que la contratación se realiza por precio global.

• Se celebra un solo y único contrato

Esta modalidad de contratos a diferencia del contrato tradicional implica la celebración de un solo y único contrato realizado entre el cliente y el contratista. Generalmente entre la celebración de este tipo de contratos ejerce una influencia decisiva la tecnología implicada en el proyecto que se pretende realizar y que se va a manifestar no sólo en los planos y especificaciones técnicas sino también en los derechos de propiedad industrial implicados en el proceso de producción y en determinados casos, en la asistencia técnica. proporcionada por el contratista.

• Menor costo al integrar todos los elementos

Uno de los grandes beneficios del proyecto llave en mano es que diferentes especialistas en la administración de proyectos se encargan de solucionar cualquier conflicto desde etapas tempranas a la construcción, evitando así nuevos costos imprevistos por alcances incompletos o mal planteados por terceros, que al final terminan encareciendo la obra y alargando el tiempo de entrega. En definitiva es la principal ventaja de este tipo de proyecto en el que se unifican los servicios, evitando buscar proveedores extras, así como referencias que avalen su profesionalismo. Al invertir en un solo pago la empresa que presta el servicio por ende tendrá mayor experiencia en todo tipo de probables obstáculos, así como las soluciones más viables.

• Menos contratos, mayor practicidad y rentabilidad

Cuando el tiempo termina y llega el momento de evaluar los resultados del proyecto, es mucho más sencillo y redituable el contacto con una sola empresa que integre cada una de las disciplinas e ingenierías requeridas para que el proyecto haya llegado a su fin. Un solo proveedor facilita la comunicación, resolución de dudas, evitando involucrar a múltiples contratistas, evitando perder tiempo en la negociación, licitaciones, cruce de información entre disciplinas y por supuesto reduciendo el tiempo de entrega del proyecto.

A diferencia de los contratos tradicionales de construcción, en los contratos EPC la elaboración detallada del proyecto tiene lugar una vez concluido el contrato, circunstancia que justifica conceder al contratista un derecho a introducir modificaciones en sus planos, a su propio coste y riesgo y siempre que se respeten los parámetros contractuales acordados, como la calidad, cantidades de materias primas o rendimientos.

El uso de contratos llave en mano en obras de infraestructura, o de contrato conjunto de diseño y obra, se propone usualmente como una solución eficaz para reducir costos y plazos de transacción en la licitación de obras, ya que en un solo proceso se lleva a cabo la licitación del diseño de las obras y su construcción; lo que a la vez responsabiliza al contratante de los diseños, lo cual reduce en principio los riesgos asociados con discrepancias del diseño, que son causa normal de sobrecostos de las obras.

En Meprosa somos especialistas en trabajar con el formato de proyecto llave en mano en las industrias Agroalimentaria, Agrícola, Porcícola, Ganadera y Avícola. Para nosotros el cliente es primero y es precisamente esa filosofía la que nos ha dado la confianza de tantas empresas a lo largo de 30 años.

Publicaciones recientes