Conozcamos los diferentes tipos de silo y sus materiales

 En Blog

Cuando hablamos de un silo, nos referimos a la estructura diseñada para almacenar grano y otros materiales a granel; en la actualidad se han convertido en parte integral del ciclo de acopio de la agricultura. En MEPROSA tenemos experiencia de más de 30 años como especialistas en montajes de silos para maíz y fabricación de todas las mecanizaciones y estructuras necesarias para el correcto funcionamiento de la planta.

El diseño, inventado por Franklin Hiram King emplea por lo general un aparejo mecánico para la carga y descarga desde la parte superior. Entre los que tienen mayor demanda y se han convertido en los más habituales, encontramos los de forma cilíndrica, asemejándose a una torre, construida de madera, hormigón armado o metal. En la actualidad, las instalaciones para el almacenamiento de grano han incorporado las más actuales tecnologías en todos los aspectos que competen tanto el transporte como el almacenaje de los materiales.

A final de cuentas, las nuevas e innovadoras tecnologías han favorecido al rubro y han logrado redefinir por completo la cultura del almacenaje, lo que se ha traducido en que los productores y comerciantes lograran romper sus propias marcas de almacenamiento y transporte del producto, conservando más tiempo, más alto, con mayor rendimiento de transporte y nueva maquinaria que en la actualidad permite mayor precisión, gracias a que cuentan con sistemas de medición más exactos.

Las nuevas formas de sujeción se han basado en las nuevas exigencias del rubro, lo que se ha convertido en elemento clave porque se trata de los elementos estructurales que las mantienen y aseguran.

Anteriormente cuando las opciones que encontrábamos en el mercado no eran muy variadas, el proceso de selección de un buen material para el almacenaje y que además cumpliera con las características necesarias, era relativamente más fácil, pero actualmente la cantidad de nuevos materiales y el bombardeo de publicidad que realizan muchas empresas hacen que el momento de la elección sea más complicado y tengamos más dudas por resolver.

Lo ideal siempre será verificar diferentes opciones y constatar la información que necesitemos para estar seguros de que hemos realizado la mejor inversión. Por nuestra parte les compartiremos información como consideraciones y características que estamos seguros les facilitará la toma de las decisiones necesarias.

Lo primero que necesitamos saber es la forma de la estructura de almacenamiento que necesitamos, en el mercado encontraremos desde tipos cilíndricos, rectangulares y también cuadrados. La mejor elección dependerá del tipo de uso que vamos a darle; si bien generalmente se usan para guardar materias provenientes de la actividad de la agricultura, también es posible almacenar materiales propios de la actividad industrial, desde cemento hasta carbón.

De igual manera, encontraremos clasificaciones diferentes:

Ensilado en torre

Se trata de una estructura generalmente de 4 m a 48 m de diámetro y de 3 m a 40 m de altura. Los materiales con los que se puede construir pueden variar desde vigas de madera, hormigón, vigas de hormigón y chapa galvanizada ondulada. Cada uno de estos materiales tiene diferencias en su precio, durabilidad así como la hermeticidad resultante. Aquellos que solo guardan ensilaje generalmente se descargan desde su parte superior. Esta tarea era originalmente hecha a mano con rastrillos, pero actualmente se realiza más a menudo con descargadores mecánicos. Una de las ventajas de este tipo de estructuras es que en ensilaje tiende a empacarse bien gracias a su propio peso, con excepción de algunos metros de la parte superior.

Silo tipo Bolsa

Se trata de una bolsa plástica hermética masivamente usada para el almacenamiento de granos y forraje en el campo. El ensilado en bolsa es un método económico y eficiente de conservación de pasturas y forrajes basado en un proceso de fermentación anaeróbica que permite mantener la calidad durante periodos prolongados. Fue a partir de mediados de la década de los 90 cuando se realizaron estudios en este tipo de almacenaje, con el objetivo de mejorarlo. Los resultados arrojaron que este tipo de almacenamiento exponía el producto a la insolación, temperaturas extremas, estanqueidad, humedad del producto almacenado, ataque de roedores e insectos. A partir de dichos estudios lograron una considerable mejora en la conservación de los granos y forraje. La flexibilidad que ofrece este tipo de ensilaje es muy importante, ya que por ejemplo, si el productor necesita reservar cierta cantidad de ensilaje, puede hacerlo simplemente cortándolo de la bolsa, para luego utilizar lo que queda en el otro lugar.

Ensilado en Bunker

Dentro de este tipo, existen dos formas para construirlos, uno de ellos es el llamado palo a pique que consiste en ir colocando uno al lado del otro, enterrados en el terreno, troncos de madera a una altura de más o menos 2.8 m y 0.40 m de profundidad. Estos troncos formaran una pared de madera. El otro estilo es el llamado “rústico”, el cual se construye utilizando horcones, tubos, alambres gruesos, malla ciclón, así como las usadas para hacer carreteras, polietileno y papel alquitranado.

Actualmente el diseño original para la agricultura se ha adaptado a otros usos en la industria, utilizándose silos para depósito de materiales diversos, como el cemento y también adaptado al área militar, empleándose este tipo de almacenamiento para el depósito y manejo de misiles.

En MEPROSA les recordamos que el tipo de silo que realizamos cumple con las condiciones básicas como; paredes firmes para evitar el intercambio de oxígeno, así como soportar la presión del grano apisonado. Se recomienda que la ubicación para instalarlo sea en terrenos firmes con una cierta pendiente, de cualquier manera nuestros ejecutivos de venta son expertos en detectar necesidades específicas para cada empresa y se encargan de darle seguimiento a cada uno de los proyectos. ¡Estamos a sus órdenes!

Publicaciones recientes