¿Cuáles son los riesgos de la condensación en silos de almacenamiento?

 En almacenamiento de grano, Blog, Silo, silo para granos

Las empresas alimentarias que cuentan con un silo para granos perciben muchos beneficios, no obstante, deben mantenerse alertas en todo momento, ya que ocurren problemas que pueden comprometer la seguridad y la calidad de los productos alimentarios en polvo almacenados. Uno de ellos es la condensación y se trata de un proceso que resulta de ciertos niveles de humedad relativa en el interior de los silos. Evitarla es crucial para minimizar las pérdidas y garantizar ahorros notables en tiempo y dinero.

Importancia del control de la humedad y otros factores dentro de los silos

Durante la fase de almacenamiento de distintos tipos de alimento en polvo, por ejemplo, sales, azúcares, harinas, entre otros, las empresas productoras y distribuidoras deben ser muy cuidadosas, ya que, si algún factor perjudicial se sale de control, resultaron afectadas las propiedades naturales de los productos. Entre las medidas preventivas que deben aplicarse, destacan las prácticas de higiene realizadas por profesionales, la conservación de la zona de almacenamiento y el control tanto de la temperatura como humedad dentro del silo para granos.

En general, la finalidad de estas medidas es evitar situaciones perjudiciales, por ejemplo, la contaminación de los productos que evita el cumplimiento de las normas de inocuidad alimentaria y el proceso de condensación dentro de los silos, que son importantes para el almacenaje de los productos y consisten en estructuras metálicas de gran envergadura para almacenar grandes toneladas de alimento en polvo, lo que es ventajoso, pero puede dificultar su control.

La condensación es un problema serio en cualquier silo para granos y, especialmente para productos en polvo. Es el resultado de varios factores climáticos del exterior. Dentro de los silos, al ser entornos cerrados, es posible que haya fluctuaciones de humedad según la temperatura ambiental.  Por ejemplo, la humedad que hay en el interior de estos sistemas de almacenamiento puede cambiar de estado gaseoso a líquido por efecto natural a medida que aumenta la temperatura del exterior.

Este mismo fenómeno es igual al que ocurre a los vasos cuando son llenados con agua fría: la superficie seca externa se recubre con gotas de agua o se conoce como punto de rocío. En el caso de los distintos tipos de silos, el proceso se da a la inversa, debido a que el rocío se forma en la superficie interna, lo que humedece el polvo almacenado. En este sentido, igual es necesario enfatizar que el metal usado como revestimiento de los silos es un material conductor del calor, lo que vuelve más rápido el enfriamiento de la superficie.

Otro punto importante que deben considerar es que la condensación se da durante las noches, es decir, cuando disminuye la temperatura, aunque también suele ocurrir durante épocas de lluvias y tormentas, que causan un descenso de temperatura y aumento de la humedad relativa del entorno.

¿Qué problemas provoca la condensación en los silos?

Una vez analizado lo que pasa con la condensación, se vuelve evidente que es un problema serio para la conservación de productos alimentarios en polvo u otros que requieren estar secos para su posterior envasado y distribución. La humedad es un factor que favorece la proliferación de virus, moho, bacterias, hongos, entre otros agentes biológicos, que contaminan el lote del producto de forma parcial o total y aceleran la oxidación o corrosión del silo. Todo ello causa pérdidas económicas notables para los productores.

No obstante, esto no es el único efecto perjudicial de la condensación. También suceden pérdidas desde el punto de vista de las operaciones, debido a que, en ciertos casos, el silo debe permanecer inactivo durante cierto tiempo para someterlo a limpieza y mantenimiento, lo que conlleva gastos no planeados en mano de obra y equipo.

¿Cómo solucionar la condensación?

Es imposible controlar los factores climáticos del exterior, por lo que la única solución es controlar la humedad interna del sistema de almacenamiento de granos. Una solución es controlar la temperatura mediante sistemas de termometría, que permiten monitorear los sistemas de almacenamiento en sus diferentes niveles y detectar rápidamente focos de calentamiento. También ayudan a tomar acciones para ventilar y movilizar los productos.

Permite disponer de datos desde un escritorio sin entrar frecuentemente a los silos, lo que minimiza esfuerzos y accidentes. Su uso revolucionó los métodos de monitoreo y, actualmente, es usado por las pymes por su excelente eficiencia y ahorros significativos.

Otra solución es usar deshumidificadores dentro de los silos, por ejemplo, ejemplares desecantes. Su función es eliminar la humedad interna y asegurar entornos secos para evitar que se forme y acumule líquido en las paredes internas. También puede regularse con parámetros ideales de humedad y temperatura según ciertas condiciones pre evaluadas, como clima regional, producto almacenado, ubicación del silo, entre otras.

Si desean una solución de monitoreo para su silo, contacten a los expertos de Meprosa al (668) 816 0150 o llenen nuestro formulario. Tenemos varias opciones para garantizar la calidad de sus productos en polvo almacenados.

Publicaciones recientes