Ensilaje producido en silos para la industria ganadera

 En silo para granos, sistemas de producción pecuaria

El sistema de producción pecuaria requiere estructuras para garantizar óptimos niveles de producción, entre las que destacan los silos, con los que pueden crearse fermentados carbohidratos solubles en forrajes para crear ácido láctico y alimentar al ganado, que son conocidos como ensilajes. El silo permite el almacenamiento de alimentos durante las cosechas para conservar su palatabilidad y calidad, lo que complementa o remplaza concentrados e incrementa la carga animal. Hay diversos tipos y es importante que sea fabricado por empresas con experiencia en calderería para la industria ganadera.

¿Qué es el ensilaje?

Se trata de la fermentación de carbohidratos solubles con bacterias productoras de ácido láctico. Permite conservar el alimento bajo condiciones anaeróbicas debido a la acidifcación del medio que evita la propagación de microorganismos. Si hay presencia de oxígeno se altera el proceso, ya que habilita la acción de microorganismos aerobios y degradantes del forraje en los distintos tipos de silo. El ensilaje ayuda a almacenar alimento en tiempo de abundancia y usarlo en épocas de escasez, además, permite manejar ganado de manera estabulada, intensiva y semiintensiva.

Nuestro país tiene condiciones que hacen del ensilaje una buena opción como diversidad de forrajes, nivel de lluvias e intensidad de luz solar, que permiten también producir muchas cosechas en el año, a diferencia de países con estaciones anuales de cosecha. El silo para la producción de ensilaje es conveniente para nuestro país, ya que es más económico que la importación de granos y cumple con los requerimientos nutricionales del ganado, especialmente el bovino, además, proporciona volumen corporal sin exceso de grasa y notables aumentos de peso mensuales.

Ensilar forrajes optimiza el sistema de producción pecuaria en países con clima templado, pues el sellado del silo es asequible, y los granos utilizados tienen altos porcentajes de carbohidratos para la fermentación en comparación con las zonas tropicales. La temperatura ambiental también permite usar materiales estándar que soportan la radiación solar.

En las ganaderías actuales los forrajes son segados cuando el valor nutritivo y rendimiento están al máximo y se depositan en un silo para granos para garantizar suministro constante de alimento en todo el año. Se utiliza ampliamente en países desarrollados y cada vez más en Latinoamérica. Se estima que 200 millones de toneladas de materia seca se ensilan al año con un precio entre 100 y 150 dólares por tonelada, que comprende tierra y cultivo, silo, segado y polietileno y aditivos. Las cosechas que más se utilizan son maíz, alfalfa y pastos, trigo, y ciertas legumbres.

El proceso de ensilaje utiliza bacterias epifiticas de ácido láctico que fermentan los carbohidratos del forraje para producir ácido láctico y ácido acético en cantidades menores. Al producirse ambos ácidos el pH del forraje en el silo disminuye a un grado para evitar la putrefacción por microorganismo. El proceso se divide en cuatro etapas.

Etapa aeróbica

Dura pocas horas y el oxígeno en la masa vegetal reduce rápido por la respiración de microorganismos aerobios. También actúan enzimas vegetales siempre que el pH esté en un nivel normal para el jugo del forraje fresco. La presencia de levaduras es indeseable ya que bajo condiciones anaerobias generan CO2 y etanol, lo que reduce el azúcar requerido para fabricar ácido láctico y afecta el sabor de la leche de vacas, además, elevan el valor del pH y propician el desarrollo de microorganismos. Las enterobacterias también son indeseables porque compiten con las bacterias epifíticas y degradan las proteínas, lo que disminuye el valor nutricional del ensilaje.

Etapa de fermentación

Comienza al generarse un entorno anaerobio. Si la fermentación es exitosa proliferarán las bacterias deseadas y se volverán población dominante, además, el pH bajará por la producción del ácido láctico. Pueden reducir el pH del ensilaje a valores entre cuatro y cinco según el tipo y especie del forraje. La capacidad de competencia de su flora está influida por factores como contenido de azúcares y materia seca, tolerancia a condiciones ácidas o presión osmótica.

Fase estable

En la fase anterior disminuyen la mayoría de microorganismos. Algunos acidófilos sobreviven y otros, como bacilos, perseveran como esporas. Las carbohidrasas y proteasas son los únicos que permanecen activos a bajo ritmo por su tolerancia a entornos ácidos. Los cambios que ocurren con la ausencia de aire son pocos. Hay bacterias indeseables en la fase estable como aerobias, ácido tolerantes y acidófilas que son perniciosas para el ensilaje y pueden reducir el valor nutricional y alterar la calidad de los lácteos de vacas lecheras. Los bacillus spp son la única especia que es deseable en los silos, ya que fermentan muchos carbohidratos y producen sustancias fungicidas que evitan el deterioro.

Fase de deterioro aerobio

Ocurre cuando se abren los silos y el ensilaje queda expuesto al aire. Se divide en dos etapas: la primera inicia con el deterioro de los ácidos orgánicos que conservan el ensilaje, lo que incrementa el valor del pH y permite iniciar la segunda etapa, donde se constata un incremento de la temperatura y actividad de bacilos degradantes. La fase de deterioro incluye otros microorganismos aerobios como enterobacterias y mohos.

Tipos de silos

El ensilaje debe su nombre a los depósitos donde permanecen, cuya capacidad se determina según la cantidad de raciones y el tamaño del ganado. Hay diversos tipos de silos para sistemas de producción pecuaria que puede usar, entre los que destacan:

  • Silo en trinchera. Se trata de una zanja cubierta primero con plástico y después con tierra, que posee una canaleta para escurrir el agua pluvial. Su tamaño se calcula para definir una temperatura que evite la exposición al aire del forraje ensilado.
  • Silo en montón. Se refiere a una pila sellada y cubierta con plástico y posteriormente con tierra y otros materiales.
  • Silo en torres. Presenta zonas independientes de carga y descarga. Son bastante comunes en nuestro país y muy prácticas.
  • Silo canadiense. Combina en su diseño los dos primeros tipos. La pila se crea y es cubierta con tierra y plástico y sellado con barro.

Si desean silos de calidad instalados por una empresa con amplia experiencia en la construcción de estructuras para el sector agropecuario o desean conocer el precio de banda transportadora y otros equipos, contacten a los expertos de MEPROSA a través del teléfono (668) 816 0150 o llenen el formulario para que nos contactemos con ustedes.

Publicaciones recientes