Lo que deben de saber del elevador de cangilones

 En Blog

A lo largo de la historia se han desarrollado decenas de máquinas y herramientas para facilitar el trabajo, muchas de ellas fueron sustituidas con el tiempo por otras más eficientes, pero otras como el elevador de cangilones sólo han sido modernizadas, puesto que continúan cumpliendo su función que es tan importante para muchas industrias.

Estos elevadores son el método más idóneo para el transporte vertical o muy inclinado de productos a granel, fango o líquidos, sobre todo si el espacio para un transportador horizontal o convencional es insuficiente o existe una pendiente muy elevada. Por lo regular son instalaciones fijas, aunque en los últimos años se han desarrollado también elevadores móviles.

Para que sean considerados como rentables, las alturas del transporte deben ser entre siete y 25 metros, aunque algunos pueden llegar a medir hasta 30 metros. En caso de ser mayor la altura necesaria del transporte, pueden combinarse varios elevadores de forma continua. Su funcionamiento es muy simple, por lo que no requiere de otras instalaciones complementarias muy complejas.

La carga se hace de forma que el material caiga en los cangilones, una vez llenos son elevados y en la parte superior, se produce la descarga aprovechando la fuerza centrífuga. Los cangilones suben generalmente con una carga parcial, no se espera que se llenen por completo y a una velocidad determinada, puesto que el movimiento del elevador debe ser continuo.

La parte más importante del elevador de cangilones es la que le da su nombre: los cangilones, que es donde se aloja la carga y según su uso final pueden ser metálicos de chapa soldada o estampados, de materiales plásticos, de fibra de vidrio, de acero inoxidable o de fundición. También son diseñados con una infinidad de formatos y dimensiones. Por lo regular cada fabricante de elevadores cuenta con un diseño particular que caracteriza su marca.

Aunque existen distintos tipos generales, que tienen funciones en específico y son empleados en industrias determinadas, los dos más comunes son los cangilones profundos, que tienen la ventaja de ser de mayor capacidad, pero sólo pueden emplearse para transportar materiales de fácil descarga, de lo contrario mucho del producto quedaría al fondo del cangilón. Los segundos son los de poca profundidad en forma de V, los cuales se emplean generalmente en los transportes inclinados, y en especial cuando se manipulan productos que puedan adherirse a las paredes del cangilón.

También se pueden encontrar tipos especiales para aplicaciones determinadas y equipados con dispositivos apropiados, tales como dientes en su borde de ataque para facilitar la carga en los que su llenado se realiza por dragado o perforaciones en las paredes para eliminar el exceso de algún líquido que se encuentre donde se cargan los productos.

Los cangilones van unidos y son guiados por cadenas o cintas que son las que efectúan el efecto de elevación, dependiendo de la forma y la distancia en la que son colocados se puede tratar de un elevador de cangilones continuo o de cangilones distanciados. En el primero no existen separaciones entre los cangilones, por lo que se crea una forma de cadena continua, estos dan un flujo continuo de productos, permitiendo manipular grandes cantidades a velocidades relativamente pequeñas. Con esta disposición de los cangilones se consigue que el material que no entra en uno, lo haga en el siguiente, evitando que se acumule en el fondo. En caso de los cangilones distanciados se emplean con preferencia en sistemas de dragado.

Tipos de elevadores

Los elevadores se diferencian, además de por el tipo y la distancia en la que se encuentran los cangilones, por la forma en que funcionan, es decir por la manera en que realizan la recolección del material o productos y la transportan. Los tres tipos principales son:

  1. Elevadores de proyección. En estos, el llenado de los cangilones se realiza por dragado o directamente por tolva. La descarga se realiza por medio de fuerza centrífuga como consecuencia de la elevada velocidad de la cadena. Su uso es apropiado para materiales desintegrados o de grano fino, que no precisan un especial cuidado, así como para materiales totalmente secos.
  2. Elevadores por gravedad. En este tipo de elevador los cangilones realizan el llenado dragando o directamente, la descarga se produce sólo por gravedad, ya que la velocidad de elevación es reducida. Su uso se recomienda para materiales pegajosos y frágiles, y la baja velocidad hace que los materiales no sufran esparcimiento cuando llegan a su destino ni durante el traslado.
  3. Elevadores cangilón a cangilón. En estos casos, los cangilones van dispuestos de forma continua y la carga sólo se hace directamente; la descarga, por su parte, se realiza sobre el cangilón que le precede debido a la baja velocidad de las cadenas. Este tipo de elevador no estropea el material y es apropiado para granulometrías variables desde pequeñas a grandes, especialmente si son muy materiales duros.

Ventajas y aplicaciones de los elevadores

Gracias a la aplicación de nueva tecnología y materiales para la construcción del elevador de cangilones, son cada vez más las ventajas que tiene su uso, la principal es que requiere de poco personal, puesto que pueden operar prácticamente de manera autónoma, solo requiere supervisión y mantenimiento limitado, dependiendo el tipo de material o producto que transporten. Así mismo, pueden ser usados con cualquier tipo de productos, sin importar su consistencia o composición, siempre y cuando se utilicen los cangilones y el sistema de instalación adecuados.

Los inconvenientes que pueden presentar son mínimos, como la probabilidad del atasco del material, pero eso sólo suele ocurrir cuando se usan con materiales muy grandes. Asimismo el cambio de las correas o cadenas va relacionado con el peso medio que carga cada cangilón, a mayor peso más continuamente se deben realizar ajustes o cambiarlas.

En la actualidad son utilizados para el llenado de silos, principalmente de granos que es donde tienen su mayor presencia. También los encontramos en las industrias cementeras, la minería e incluso para la extracción de agua o lodo de los pozos durante la excavación.

En Meprosa Mecanizaciones y Proyectos nos especializamos en montajes de silos de maíz y fabricación de todas las mecanizaciones y estructuras necesarias para el correcto funcionamiento de la planta, por ello es que contamos con una gran variedad de equipos como el elevador de cangilones. Construimos proyectos a lo largo de la República Mexicana y en diferentes países del extranjero, como Estados Unidos, Venezuela, Colombia, Nicaragua, Chile, Argentina, entre otros. Para más información comuníquense con nosotros, con gusto uno de nuestros especialistas les brindará la atención que se merecen.

Publicaciones recientes