Importancia del mantenimiento de una planta alimentos balanceados

 En Blog

Los alimentos balanceados para los animales son aquellos que se producen siguiendo una fórmula determinada por un especialista en nutrición animal, que toma en cuenta una amplia variedad de factores, como el tipo de animal y cuál es su papel en la industria agropecuaria. Para su producción es necesaria una planta alimentos balanceados instalada por profesionales para su mayor eficiencia y que cumpla con los estándares de calidad y seguridad.

Los alimentos para los animales, al igual que los producidos para consumo humano, deben contar con un respaldo científico que estudie cuántos gramos de cada nutriente, es necesario para asegurar una adecuada alimentación para cada tipo de animal y las etapas en las que se encuentre, como el crecimiento, la engorda o la fabricación de productos derivados, como la leche y el huevo.

En el sentido de la producción de alimentos balanceados en México, nuestro país se encuentra entre los cinco países con mayor producción, según los datos proporcionados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y el Consejo Nacional de Fabricantes de Alimentos Balanceados y de Nutrición Animal. En el país se producen más de 30 millones de toneladas al año, de las cuales el 97 por ciento de los alimentos balanceados es destinado al sector agropecuario y el restante para mascotas.

En consecuencia de la alta producción pecuaria en México, y debido a los requerimientos que deben cumplir para la exportación, la demanda de alimentos balanceados ha crecido en los últimos años, por lo que para la industria agropecuaria el invertir en una planta alimentos balanceados es una de las mejores opciones para expandir su empresa e introducirse a un nuevo mercado que va al alza.

Aunque por los mismo motivos, el contar con una planta de producción no es lo único necesario, también se debe producir alimento que cumpla con los más altos estándares de calidad, y para ello es necesario que todos los equipos y accesorios de la planta reciban un mantenimiento adecuado de forma periódica, y una limpieza para evitar la formación de bacterias y hongos que pueden producir enfermedades.

Todas las plantas de producción industrial son tan fuertes como su eslabón más débil, por lo que para producir de forma eficiente y constante alimentos balanceados de alta calidad, cada equipo debe trabajar siempre a su máxima capacidad, además de contar con personal altamente capacitado, pero las maquinarias, con el uso constante, sufren de desgaste con el tiempo, por lo que pueden producirse fallos en los equipos o en piezas en específico, que se traducen en una disminución de la calidad de los productos o una falla que detenga las operaciones; e incluso en una falla crítica que dañe permanentemente las maquinarias.

Cada una de las partes y maquinarias de una planta alimentos balanceados reciben un desgaste distinto, algunas tienen periodos operativos muy altos, otros requieren de una revisión constante, por lo que es importante realizar una planeación para el mantenimiento constante de los equipos, el cual debe iniciar desde la compra y la instalación de los equipos.

Desde el momento en que se ponen en marcha las maquinarias, es importante que se instalen de manera correcta, prestando especial atención en las piezas móviles, que son las que suelen sufrir mayor desgaste, sobre todo si no se instalan de manera adecuada; aunque parezca algo obvio, es importante que se tomen todas las medidas necesarias para la instalación.

Una vez que inician las operaciones, es importante que lleven a cabo controles periódicos que garanticen el buen funcionamiento de todas las maquinarias, puesto que, aunque exista un adecuado ensamblaje, con el uso diario existe un desgaste. Uno de los problemas más comunes es la falta de lubricación en las piezas móviles, lo que significa que no pueden rotar o moverse correctamente, por lo que deben planificar un engrasado periódico de acuerdo con el desgaste que observen en las operaciones diarias.

Además de las condiciones mecánicas, también deben tener en cuenta el rendimiento con respecto a las materias primas utilizadas, puesto que los productos demasiado húmedos o demasiado secos pueden obstruir ciertas partes, por lo que la formulación del alimento debe tener los niveles de humedad adecuada y deben establecer ciclos de limpieza para eliminar los residuos que puedan afectar la producción.

¿Cómo programar un mantenimiento?

Antes que nada, deben contemplar que existen dos tipos de mantenimiento: el preventivo y el correctivo. El preventivo evita que haya daños y fallas en los equipos y reduce los periodos en los que es necesario un mantenimiento correctivo. El mantenimiento correctivo se puede dividir en varias etapas: la primera es una inspección visual periódica de todos los componentes de las maquinarias, una limpieza de los equipos y la verificación de la ausencia de grieta o desgaste excesivo en algún componente.

Muchas empresas utilizan lavado a presión para la limpieza, pero deben tener en cuenta que antes de reanudar operaciones, la maquinaria debe estar completamente seca, puesto que el manejo de granos y otros ingredientes para la producción de alimentos balanceados en la industria agropecuaria, al mezclarse con el agua pueden generar la producción de hongos y bacterias.

La siguiente etapa del mantenimiento correctivo consiste en la sustitución de las piezas y componentes que estén desgastados para evitar fallos durante las operaciones. Esta etapa es muy importante, de lo contrario posteriormente requerirán de un mantenimiento correctivo, el cual puede representar detener las operaciones por periodos indefinidos, y se traducirá en una pérdida importante y en no alcanzar sus metas de producción.

La programación de la primera etapa del mantenimiento preventivo se recomienda que sea en periodos cortos, como de manera mensual. Esto le permitirá tener un control de todas las maquinarias e identificar cuáles son las que mayor desgaste sufren de acuerdo con las diferentes etapas de producción en la planta alimentos balanceados. La segunda etapa se programa en periodos más largos, por lo regular de manera anual, aunque dependiendo de los análisis de la primera etapa puede ser en mayor o menor periodo.

En caso de los mantenimientos correctivos, si se adquieren equipos de la más alta calidad, desde las tolvas, elevadores, molinos y mezcladoras, y son usados en las condiciones idóneas, es raro que se requiera de un mantenimiento correctivo, si se lleva a cabo el preventivo. Si embargo, factores externos como el suministro de energía eléctrica pueden producir fallas en cualquier momento, por lo que se deben realizar planes para reducir el tiempo de reparación de las maquinarias.

Como mencionamos, en la producción de alimentos balanceados para la industria agropecuaria es muy importante la calidad, así como tener un mantenimiento constante de los equipos mantendrá la calidad de su producción para que puedan ofrecerles los mejores productos a sus clientes o usarlos en su propio ganado.

La instalación de una planta de producción de alimentos balanceados es una tarea compleja, por ello en Meprosa les ofrecemos un servicio integral llave en mano, que incluye desde la obra civil, la adquisición de los equipos y la instalación de estos, para garantizar su adecuado funcionamiento y eficiencia operativa, además de cumplir con todos los estándares de calidad.

Contamos con la infraestructura necesaria para llevar a cabo los proyectos de manera integral superando las expectativas de nuestros clientes, construimos proyectos a lo largo de la República Mexicana y en diferentes países del extranjero. En la actualidad contamos con oficinas de representación en Guadalajara, Monterrey, Culiacán, Mexicali y el Bajío, donde pueden contactarnos para iniciar el proyecto de una planta alimentos balanceados. Para más información pueden contactarnos vía telefónica o por correo electrónico.

Publicaciones recientes