Ventajas del sistema de producción pecuario intensivo

 En construcción de sistemas pecuarios, silo para granos, sistemas de producción pecuaria

La ganadería es una de las actividades productivas más importantes desde tiempos antiguos hasta los modernos. Con el desarrollo de distintas tecnologías, se ha pasado de la ganadería tradicional en granjas a las producciones industriales. Actualmente, hay dos sistemas de producción pecuaria, sin embargo, el que más alcance posee es el sistema intensivo, el cual es implementado en todo el mundo debido a las ventajas que proporciona. Si desean conocerlas, continúen leyendo esta publicación.

Aspectos que deben conocer sobre la ganadería intensiva

La producción pecuaria intensiva es un sistema indispensable para satisfacer las crecientes demandas de productos animales. Implica producciones de alta calidad y de forma sostenible, además, conlleva mucha responsabilidad para que los productos sean seguros para los consumidores. Se enfoca en la crianza de animales para la alimentación y otras necesidades humanas de consumo, como la producción de lana, piel e incluso fertilizantes naturales.

De los dos sistemas de producción pecuaria existentes, el intensivo es el más utilizado por sus altos niveles de producción. Actualmente hay una gran demanda por parte de los ganaderos para obtener tecnologías que respalden sus operaciones. De esta manera, puede salvaguardarse el rendimiento de las actividades agrícolas y garantizarse el bienestar de los animales domésticos.

Las tecnologías inteligentes también permiten que la ganadería intensiva sea sostenible, de esta manera se soluciona el problema medioambiental que se asociaba con ella, además, alinean a los ganaderos con las tendencias y desarrollo relacionadas con la automatización, escalabilidad, globalización y disminución de riesgos. Los sistemas de producción pecuaria intensivos se aplican principalmente a ganado caprino, porcino, bovino, avícola, equino, aunque también se aplican en la crianza de mulas, burros, conejos e insectos, por ejemplo, las abejas.

Ahora bien, la producción pecuaria intensiva se relaciona con la economía agrícola, por lo que se define como un sistema dependiente de los cultivos, que usa grandes cantidades de mano de obra y capital en relación con el espacio de tierra aprovechable. La mano de obra es indispensable para la aplicación de insecticidas, fertilizantes, herbicidas y fungicidas en cultivos en crecimiento. Por otra parte, el capital es crucial para la compra y mantenimiento de equipos de alta eficiencia diseñados para cultivar, cosechar y regar las áreas de tierra.

La mano de obra y el capital deben usarse de manera óptima para que las maquinarias y materiales produzcan rendimientos de cultivos considerablemente por unidad de tierra, en comparación con el sistema de producción intensivo, que depende de poca mano de obra y capital. Ambos son sistemas de producción pecuaria indispensables para la cría del ganado, sin embargo, la ganadería y agricultura intensiva son más estimadas, debido a que necesitan poca tierra para producir beneficios similares a los de la ganadería extensiva.

En la práctica, el incremento de las economías y la eficiencia de los sistemas intensivos suelen alentar a los ganaderos a operar en grandes extensiones para que sus inversiones de capital se mantengan ocupadas y en equipos productivamente comprometidos. En la teoría, el aumento de la productividad del sistema intensivo permite que los operadores usen un espacio relativamente pequeño y próximo al mercado donde el valor del terreno es elevado en relación con el capital y el trabajo.

Los propietarios de la agricultura y ganadería intensiva pueden encontrar más rentables los sistemas de producción pecuaria extensivos si en el mercado son altos los costos de transporte, almacenamiento, desembolsos de dinero para productos químicos y maquinarias y mano de obra, sin embargo, son muchos los propietarios de pequeña escala que en la práctica combinan ambos sistemas; además, varios de ellos operan relativamente cerca de los mercados.

Actualmente, muchos operadores a gran escala (sobre todo en países con amplios terrenos y tecnologías avanzadas, como EE. UU. y Canadá) practican el sistema pecuario y agrícola intensivo en zonas donde la tierra tiene un valor bajo, y en zonas alejadas de los mercados. Cultivan también amplias extensiones con elevados rendimientos, sin embargo, en esos países hay sobreproducciones sin importar las demandas del mercado, lo que suele derivar en reducciones de las ganancias como resultado de bajos precios.

¿Qué ventajas ofrece la ganadería intensiva?

La importancia de la producción pecuaria intensiva es obvia, sin embargo, hay algunos detalles que es importante mencionar. Se trata de un sector con altas contribuciones directas a la economía, que alcanzan hasta los 883 mil millones de dólares. En esta cifra no se contemplan las contribuciones indirectas y los servicios que dependen de él, como minoristas, carniceros, fabricantes de maquinarias y empresas transportistas.

La construcción de sistemas pecuarios intensivos no solo tiene beneficios económicos, también brinda seguridad alimentaria a más de 1,300 millones de individuos. Actualmente, es uno de los sectores que más crece debido a la intensificación paulatina de las prácticas de crianza. Las últimas han incrementado la eficiencia y rendimientos, y al mismo tiempo disminuyen los costos.

Un ejemplo de esas prácticas es CAFO (Concentrated Animal Feeding Operation), que implica la crianza de una mayor cantidad de animales mediante el confinamiento en zonas concentradas, lo que maximiza el potencial de la tierra disponible. Esto significa que los ganados bovino, porcino, avícola, entre otros, se mantienen en tierras pequeñas para manejarlos de forma sencilla, e incrementar la producción de una menor cantidad de tierra al mismo tiempo.

¿Cuáles son las diferencias entre sistemas agrícolas intensivos y extensivos?

En general, la ganadería es una actividad que requiere mucho tiempo de trabajo arduo y procedimientos adecuados para obtener los productos deseados. Para incrementar la productividad, se han diseñado prácticas agrícolas relacionadas con la producción pecuaria, que buscan incrementar la productividad de las tierras. Ellas son comprendidas bajo las categorías de agricultura extensiva e intensiva:

  • Agricultura intensiva. Se trata de un método de cultivo que usa muchas técnicas avanzadas e insumos para incrementar el rendimiento general.
  • Agricultura extensiva. Se trata de un método que implica el cultivo de más tierras para incrementar la producción.

Si están interesados en implementar el sistema pecuario intensivo, es recomendable contactar una empresa con experiencia en la construcción de obras para la industria pecuaria, como el silo para granos. En Meprosa ofrecemos una solución a sus necesidades. Tenemos más de tres décadas de experiencia y somos especialistas en proyectos llave en mano para las industrias porcícola, avícola, agrícola y agroalimentaria.

Nuestras obras son de la más alta calidad, además, contamos con el distintivo de Empresa Socialmente Responsable, por tal motivo garantizamos a nuestros clientes que su proyecto se realizará de forma sustentable. Marquen al (668) 816 0150 para más información o visítennos en Blvd. Fco. Agraz Santana #1330 Nte., Col. Teresita, Los Mochis Sinaloa.

Publicaciones recientes